Erase una vez…

nuestro amigo Ismael

Por José Antonio Morales

A la mayor parte de la gente le encantan las historias de superhéroes, personas con poderes especiales que producen la admiración de quienes les rodean. Esas historias casi siempre terminan con un final feliz, saliendo todo perfecto. Sin embargo, la historia que os voy a contar no terminó con ese final que todos hubiésemos deseado, si bien siempre mantuvimos la esperanza gracias al esfuerzo de la familia de Ismael. Aunque sabíamos que no era nada fácil cambiar el destino dramático que a veces nos impone la naturaleza. Pero un final tan triste no puede esconder una historia que sorprende y conmueve a cualquiera.

El pasado día  22 de noviembre dejó de latir el corazón de nuestro compañero de redacción y amigo Ismael González, un joven estudiante del Grado de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Granada.

 

Ismael fue un niño como otro cualquiera, que a los pocos años comenzó a tener problemas de movilidad, así empezó a asomar esa enfermedad genética que le había acompañado desde su nacimiento llamada Duchenne, un tipo de distrofia muscular que va afectando progresivamente a toda la musculatura del cuerpo de quien lo padece. Entre los músculos, está el corazón, el motor que nos da la vida con cada latido y que nos la arrebata cuando se para.

Día tras día, semana tras semana, iba creciendo Ismael, que, a pesar de estar cada vez más afectado por la distrofia, iba disfrutando de la compañía de una familia que dejó todo su proyecto de vida por él. Vendieron el invernadero que tanto trabajo les había costado levantar y en el que habían puesto la ilusión de su futuro; construyeron una nueva casa para adaptarla a las nuevas necesidades de su hijo pequeño. Todo ello para dedicarse por completo a la felicidad de Ismael. Su familia lo tenía claro, no había tiempo que perder, tenían que luchar contra Duchenne, así comenzaron con sus tratamientos de fisioterapia, con la natación en la piscina,  se unieron a las familias de la Asociación ASEMGRA, y no dudaron en organizar viajes para que conociera a sus ídolos del Real Madrid.

Desde pequeño, Ismael era un enamorado del deporte y en concreto del fútbol. Como no podía seguir a sus compañeros tras la pelota, le pidió a sus padres unos guantes para participar como portero con sus compañeros del Colegio de la Cruz de Dúrcal, donde pasó los años de Educación Primaria arropado por el cariño de sus maestros, personal de atención educativa y servicios. La implicación de esas personas dio el empuje que tanto necesitaba la familia para sobrellevar una enfermedad tan dura.

Después pasó al IES Alonso Cano de Dúrcal, donde realizó la ESO y Bachillerato con esfuerzo y tesón. Allí compartió su simpatía con todo el personal docente, de apoyo pedagógico, ordenanzas y de administración, con quienes tuvo una gran relación de amistad. Para ellos se ha ido una persona que les ha marcado la vida. La amistad serena de Ismael desbordaba la limitación que la enfermedad de Duchenne le imponía. Sin embargo, la ilusión por superarse día tras día iba aumentando, al mismo tiempo que sus fibras musculares le iban frenando la movilidad, así llegó a alcanzar la carrera universitaria que deseaba, la que le llevaría a ser periodista deportivo, la ilusión de su vida. En ese camino se encontró a unos profesores que entendieron perfectamente a Ismael, y por ello pusieron su empeño, curso tras curso, hacia el éxito de este alumno tan especial. Todas las personas del Centro le tenían mucho cariño, allí se organizó el año pasado la Primera Carrera Solidaria destinada en esa edición a la Asociación ASEMGRA, a beneficio de las enfermedades neuromusculares. Todos los compañeros y personal del IES disfrutaron de un día de fiesta que Ismael vivió con mucha felicidad por el amor que le tenía al deporte y por los merecidos reconocimientos a su esfuerzo que recibió.

Las vivencias de su último año en el centro educativo con sus compañeros de 2º de Bachillerato fueron intensas, con una Graduación de Bachillerato entrañable, celebrada por primera vez en el patio del Centro de forma emotiva, y culminada esa noche del mes de mayo mediante la cena de graduación en Granada, compartiendo con sus compañeros su éxito académico.

Luego llegó la selectividad, esa prueba que tampoco fue freno para llegar a la universidad. En el camino para alcanzar esa meta tuvo la gran suerte de contar con una familia diez. Maribel, su madre, le dio todo el amor que se siente por un hijo en grandes dosis. Su padre, Juan José, le dio la fuerza y confianza para sortear las numerosas pruebas a las que le sometió la vida con tanta precipitación, además de su lucha diaria para que los mejores tratamientos llegaran a su hijo, así como al resto de niños de su Asociación ASEMGRA. Y su hermana Maribel le dio todo su cariño, energía e ilusión por alcanzar las metas que le hicieran feliz. Ella ha sido y sigue siendo un pilar fundamental de la Asociación de Enfermedades Neuromusculares de Granada, y desde hace unos meses, saltando a nivel nacional como secretaria de ASEM, Federación Nacional de Enfermedades Neuromusculares, desde donde sigue trabajando por los niños que padecen la misma enfermedad que su hermano.

Esta familia es digna de admiración, ya que, desde aquí, en nuestro Valle de Lecrín, han desempeñado una labor muy importante hacia las personas que padecen alguna enfermedad de tipo neuromuscular. Desde 2008 están al frente de la asociación, tiempo durante el que han puesto su dedicación y empeño con el fin de encontrar la cura, y también de ayudar, informar, orientar y defender los intereses de quienes tienen este diagnóstico.

Su breve etapa universitaria también dejó huella en la facultad de Comunicación Audiovisual, donde sus compañeros hicieron piña entorno a él. Por ello le acompañaron en su último adiós junto a la multitud de amigos de todo el Valle y de otros lugares, que llenaron la Iglesia y la plaza de Chite, el pueblo de su padre y al que le tenía un apego muy especial.

Como os decía al principio de este texto, las historias es necesario conocerlas para valorarlas, y el que aquí escribe ha tenido la suerte de conocer esta historia en la que el triste final es una parte del relato que nos ha sobrecogido a todos, y nos costará tiempo superarlo, en especial a su familia. Sin embargo, la felicidad que vivió Ismael y la capacidad de superación de su familia siguen más fuertes que nunca, como ejemplo para todas las personas que se encuentran ante un reto tan duro y como esperanza para quienes padecen esa enfermedad.

 

Eduardo

Ortega

David Ríos

Balcón

del Valle

ENLACES DE INTERÉS

SITIOS WEB DE COLABORADORES

 

 Miguel López Hurtado

 Pintor, Escultor, Diseñador

 y Maquetador del periódico

 

 Paco López Martín

 Escritor e Inventor de

 Juegos

 

 

 Eduardo M. Ortega

 Escritor

 

 

 Isidoro Villena Villena

 Redactor

 

 Miguel Vidal

 Periodista

 

 

Gabriel Padial

 Colaborador

Los cuentos de María

María Trinidad Laguna Haro

El pasado mes de diciembre tuvo lugar la presentación del último trabajo de María José Puerta “Los cuentos de María” en la Biblioteca Municipal de Dúrcal. El acto corrió a cargo de Antonio Serrano, que hizo un recorrido por cada uno de los libros que ha publicado la autora, desde su primera novela “Blanca Nadira” hasta “El aroma del jardín blanco” un libro de aromaterapia que ha visto la luz recientemente. En el acto, que tuvo una gran afluencia, también estuvieron presentes la propia autora, la ilustradora y la editora, todas ellas vecinas de Dúrcal.

Los cuentos y poesías que forman este trabajo llevaban cuarenta años guardados en un cajón sin que nadie imaginara que llegarían a convertirse en un libro. En el recorrido que María José hizo presentando su primera novela en sociedad una pregunta se repitió tantas veces que tuvo que pararse a meditar la respuesta. ¿Cuándo comenzaste a escribir? En realidad recordaba haber escrito desde que aprendió a hacerlo, pero esa pregunta la llevó a desempolvar los recuerdos y sacar los cuentos y poesías que escribió cuando era una niña de apenas ocho años.

 

María José se encontró con un mundo donde el mar es dulce, el tiempo pasa como el vuelo de los pájaros y los protagonistas, niños fuertes y seguros, forjados por la dureza de sus vidas, llenan de sueños el paso de los días. Niños… y sueños. Cuando se encuentra con todo este material de inmediato viene a su mente sacarlos a la luz en forma de libro solidario y empieza a dar los primeros pasos para que eso sea una realidad, confiando de nuevo en la editorial durqueña Ediciones K&L (www.editorialgranada.com). En el camino encuentra a Elena Arroyo Laguna, una niña de nueve años que se ofrece a hacer las ilustraciones para los cuentos y poesías. Y juntas, una niña del pasado y una niña del presente, se unen para que el futuro de los niños de Holeta, en Etiopía, sea un poco más justa.

Desde su concepción el libro nace con un carácter solidario, con el deseo de que todos los niños tengan una oportunidad, así que los beneficios íntegros de su venta serán destinados a la ONG Ambessa, Ayuda a la Infancia en Etiopía, que es una pequeña ONG que opera desde Andalucía para mejorar las condiciones de vida de más de cien niños etíopes y sus familias. La propia editora ha estado como voluntaria en la casa de acogida que tienen cerca de Addis Abeba y ha podido comprobar la gran labor que están realizando. El principal objetivo de la ONG es cubrir las necesidades básicas de los menores a los que tiene a su cargo, escolarizarlos y proporcionarles servicios médicos siempre que sea necesario. Asimismo sus esfuerzos van dirigidos a que sus progenitores consigan un trabajo y puedan ser autosuficientes.

Como dijo Nelson Mandela “la pobreza no es un accidente. Como la esclavitud y el apartheid es una creación del hombre y  puede eliminarse con las acciones de los seres humanos”. En nuestra mano está poner ese pequeño grano de arena que se convierta en una verdadera montaña. El libro estará a la venta en Dúrcal, en la biblioteca municipal y en la oficina de la editorial en la calle San Juan, 34.

EL HUMOR DE ERNESTO

contador de visitas

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24