Así fue, así pasó

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

Con lluvia, frio y viento, todo estaba programado para que la entrada en Mayo fuera perfecta, pero las tormentas son caprichosas y se presentan hasta cuando no hacen falta, todos los presagios eran buenos pero de pronto el Cielo se abrió con artillería y agua. Llegaron unos truenos y rayos poniendo al público asustado por si les pillaba por medio de la Vega y no tener un refugio para protegerse. Las caminatas siguieron tal y como se habían programado, pero hacía un frio demasiado grande y de hecho muchos no tomaron las salidas y se fueron para la Carpa que ya llevaba tiempo con la paella desprendiendo unos olores a muy buenos productos que nos llegaban hasta las zapatillas. Una vez dentro, nos fuimos repartiendo. Unos al olor de la Paella, otros buscaban las tortillas tan monstruosas que se hicieron para participar en el concurso. Se compraba una consumición y un trozo de tortilla, aquí todo era pagable y a comenzar a disfrutar. Así iba pasando el tiempo hasta que fueron llegando los/as primeras participantes.

 

Según nos contaron, la paella se había previsto para unas mil cien personas y todos los que estábamos cerca sospechábamos que no habría arroz para tanta gente unas 1.200 personas, pero fue más grande aun de lo que habíamos pensado ya que ese número se supero con creces. En el Arroz estaban Benjamin, el Teto, Diego Morales y los voluntarios de siempre como el Cano, Villegas, José Manuel. Estando cerca del arroz nos llegaban unos olores que aún nos aumentaban más las ganas de pillarlo. En la barra, igual, voluntarios y voluntarias.

Padul tiene una cosa diferente a otros pueblos y creo que está lleno de buenas gentes que estamos dispuestos a colaborar desinteresadamente y otros grupos que siempre están al frente son los componentes de Club de Montaña, personas a las que tenemos que felicitar porque siempre están dispuestas. Pero es muy curioso si nos paramos a pensar en lo que tenemos y se hace. Que estamos de juerga cada “dos por tres”. Cuando no es Semana Santa, es una carrera o bien se nos presentan Las Cruces de Mayo, ese glorioso día tres. Se hacen las cruces por las cofradías y ya han aprendido que si queremos cruces hay que instalarse en lugares con techo, el agua o el frio se lo pueden llevar todo por delante. Un día y en nuestro periódico yo comentaba que los paduleños tenemos mucha suerte porque entre los lugares que tenemos a cubierto podemos hacer todas las actividades festivas que correspondan al día, mes o estación del año. Y esto se lo agradecemos a nuestras autoridades: Muy claro: Mande quién mande, no importa el partido, pero ahí están y nosotros las disfrutamos, ahhhh y más que vendrán.

Las tres cruces que yo visité estaban muy bonitas, preciosas, llenas de ideas para que cada vez disfrutemos más con ellas, siendo la número uno la que estaba en la casa grande, la segunda fue la de la Nave Feve y el tercer premio para la que estaba en la Parada del tranvía. El Sábado por la tarde y cuando todo estaba abarrotado de gente, se presento un inoportuno personaje, el cielo se cubrió de negro y con truenos y relámpagos echaron a todo el mudo a la casa, una pena, porque había un buen ambiente.

Pero es muy curioso ya que pasada una actividad o fiesta local se va pensando en la siguiente, aunque no sea en el pueblo. Pero la próxima será el día dos de Junio con carreras para pequeños y mayores “ La carrera del Mamut”. Esta siempre ha sido muy aceptada por atletas llegados de fuera para participar, pero como ya son tantas las carrera organizadas en la provincia de Granada y sin coordinación, luego algunas no salen como hubiera sido deseado y que conste que nosotros siempre nos sentimos satisfechos porque Padul es muy aceptado por su solera y buena fama, ¡que hay categoría!. Este fin de semana fue perfecto porque se presentaron unas cuantas actividades que fueron cubriendo los intereses deportivos de todos y todas. Por si fuera poco si nos paramos a pensar también tuvimos las comuniones. Esto si que es gracioso, todos cuentan con enfado que van de comunión y luego se lo pasan muy bien. Creo que es que los humanos necesitamos a veces quejarnos para ser felices. Bueno, sepan ustedes que nos llegan el Corpus Cristis y la Noche de San Juan, y después El Verano y las vacaciones. Disfruten lo más que puedan.

Isidoro Villena

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24