Así fue, así pasó

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

A pesar de que los calores nos destrozan y haya que salir a la calle con una botella de agua, el pueblo sigue con su lento paso de los días y la rutina de los mimos, o sea cambiando, caminando hacia el progreso y adaptándose a los tiempos que nos van tocando vivir. Seguramente más de un soñador, cuando se para a pensar, acaba diciendo, ¡ Ayyyy mi Padul! Ya nadie te conoce.

Cuando comenzaron las obras en la calle que hay detrás de la Casa Grande aparecieron el Sr. Alcalde y Paco, su concejal de obras, explicando cómo era el proyecto y lo que se iba a hacer. Como consecuencia de ello escuchamos a nuestros paisanos dando sus opiniones sobre el tema, ¡no faltaba más!. Y sobre comentaban que estaba muy bien ya que la Casa Grande y las Escuelas son las dos únicas reliquias monumentales que tenemos aquí y que por tanto se deberían de haber arreglado bastante antes.

Como se da el caso de que las autoridades escuchan a todo el mundo que se presenta con un proyecto debajo del brazo, escuchar los desarrollos de los mismos y, da la impresión de que ya se los imaginan hechos y recogiendo sus frutos en Padul. Con ello están cambiando u pueblo que antes era un lugar de labradores de cereales, campo y, desgraciada o afortunadamente, emigrantes a cualquier lugar de muncho, aunque los que más existían solían ser francófonos o germanófilos. Dicho sea de paso, gracias a Dios de que aquello existió porque colaboró en darle los primeros cambios al vuelo.

Junto a todo lo dicho también tenemos el desarrollo de actividades culturales, unas son más típica de verano que otras, pero no se para. Hablamos en esta ocasión de la Gran carrera Internacional de Mamut. Esta llego a concentrar un año a más de 800 corredores venidos, principalmente de Andalucía, pero otros, que aún viviendo aquí se registraba como foráneos, de otro país. Un pequeño comentario sobre la carrera es que “como ya hay tantas carrera repartidas por la provincia” en algunas fallan en el número de participantes.

 

Como ya dijimos en nuestro número anterior, existen muchas actividades deportivas organizadas para entretener y formar a nuestros jóvenes que son los grandes beneficiarios de todos estos montajes. Informamos de que todo va viento en popa y a toda vela, pero que también seguimos viendo la llegada de visitantes a nuestra Laguna, durante todos los días de la semana pero más especialmente los fines de Semana y mientras tanto los paduleños contratando viajes para salir fuera y cambiar de aires aunque sea una semana.

Hace algo más de tres meses que cuando las personas salimos a andar por el llamado, de siempre, Camino de los molinos, al llegar a la primera curva que hay pasada la turbera sale un perro comienza aladrar a todo el mundo y hasta se dado el caso de que a varias personas les cogió un bocado en los pantalones de deporte. Pues bien, quiero

Que quede muy claro que hemos dado parte en el ayuntamiento, que han estado viendo lo que allí hay, que el perro era cachorro cuando salía a ladrar y que ahora es un problema. Yo lo veo todos los días, otro viandantes me lo han comentado y es por ello que lo escribimos para recordar en el Ayuntamiento de que ahí tiene un punto de actuación y que pesar de saberlo el perro sigue. ¿ Si a alguien le mordiera y presentara una denuncia?, entonces si se tomaría en serio. Todo lo que pasa en Padul es competencia de su Ayuntamiento, así que hala, a llevar al animal a una perrera. En la foto vemos a las Vecinas de la calle Piedras hermosas y familias, dando buena cuenta de los dos jamones que ganara en la Carrera de Vale. Que les siente muy bien

“En Agosto, prepara el tonel para el mosto”

 

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24